Páginas

jueves, 22 de marzo de 2012

Primavera y ficción



















La irreal primavera sentimental,
en esta madurez infantilizada y pudorosa,
brota como fábula necesaria y justa,
placebo imprescindible
para la supervivencia del alma
que no cree en otros paraísos más allá
de las palabras y los besos.

Los almendros en flor
se presentan como prólogos
a la incompleta  y nunca definitiva obra.
Las señales, las premoniciones, los guiños
embaucan y anestesian dulcemente.
Del final abierto, de los surcos en la tierra,
no es necesario que nazca la espiga,
mas no renuncio a la posibilidad futura.

No creo
en piadosos milagros,
sí creo
en una indescifrable complejidad humana,
No concibo
abandoname en tierra yerma
regada inútilmente por el desconsuelo
o la autocomplacencia.
Sueño
despierto con el lápiz en la mano,
dibujo
amables engaños en hojas dispersas,
en vagones de metro y en habitaciones cerradas.

Impaciencia y esperanza se alternan
en aleatorio orden
como capítulos de Rayuela,
sin elegir jamás la lectura definitiva
porque ésta nunca fue.
JcS

12 comentarios:

  1. Tampoco está entre mis planes a medio plazo abandonarme, más bien ir abandonando a los que hacen mi trasiego por la vida un poco más árido e imperfecto, si es que la perfección es tangible sin estar muerto.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. despierto con el lápiz en la mano,
    dibujo
    amables engaños en hojas dispersas,
    en vagones de metro y en habitaciones cerradas.

    A mí también se me da por dibujar. Sobretodo de noche, camino al trabajo.
    A veces dibujo con palabras, además.

    Te admiro muchísimo. Y te quiero aún más *
    Un beso o 2 #

    ResponderEliminar
  3. Tu credo me impresiona, lo aplaudo, lo halago y me quedo con la imagen de ese caminar del amor en estaciones.
    Un beso
    Pulgares arriba!

    ResponderEliminar
  4. me gusta la elegancia y la inteligencia de tus versos, Julio. Eres fino y creíble como un getleman inglés. Es un placer leerte. Un abrazo

    ResponderEliminar
  5. En una primavera vinagre planté un árbol que murió a los tres segundos.

    Abrazo.

    ResponderEliminar
  6. Me gusta ese final sin lecturas definitivas y abierto a todas las interpretaciones en tal paseo primaveral. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  7. que nivel!
    es un texto perfecto, serio, sin fisuras

    ...Rayuela! es genial ese libro!! :)

    un beso
    q estés bien

    ResponderEliminar
  8. cualquier poema que contenga almendro en flor me enamora. Brindo por ti Julio.
    Que gustazo de poema.
    Un abrazo amigo.

    ResponderEliminar
  9. Me gusta mucho "despierto con el lápiz en la mano,
    dibujo
    amables engaños en hojas dispersas,
    en vagones de metro y en habitaciones cerradas."

    :)

    ResponderEliminar
  10. Me ha encantado.
    Me ha hecho pensar y soñar:)

    Abrazos

    ResponderEliminar
  11. La segunda parte es contundente Julio...Exquisito.

    Vivo igual.

    Saludos.

    ResponderEliminar