Páginas

jueves, 11 de abril de 2013

Desorden


Por voluntad caprichosa y ciega,
contra mí mismo y tu distancia,
el suceder de los encuentros
fue sutil conjura

En porvenires que nacieron muertos,
de la soledad aventada
por miedos y carencias
hicimos rutina vacía.

Los cansados y marchitos,
que de mi boca herida
y de mi mano presta,
versos y quejidos salieron,
vomitados o cantados 
se extienden todavía,
con indiferencia de estaciones,
cada tarde o mañana.

Causa de futuribles esperanzas, 
los reflejos presentimientos,
tras someterse a racional examen,
aparecen ora
de su engañoso ímpetu
devastados y rebajados.

Y no obstante, a pesar de este lamento de sintáctico desorden, no dejo de quererte.
JcS

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada