Páginas

domingo, 9 de junio de 2013

Adiós impuro

Es este adiós
un adiós impuro,
de esencia difrazada,
travestida, reprimida,
corrupta en su discurso. 

Es este adiós
un adiós híbrido,
"fieramente humano",
pues no respeta 
paradigmas ni modelos
y se muestra criminal
con sus engaños.

Mi cuerpo rechazado 
te seguirá acompañando
en interminables paseos,
en diálogos que esconderán
las palabras sinceras,
la verdad inexpresable.

Será mi alma quien,
herida en sereno y silencioso
tormento,
emprenderá definitiva fuga
hacia tiempos y moradas
no invadidos por tus contradicciones
y mis espejismos.

Y me verás
sonreírte y esperarte,
sin saber
que mis costillas sólo esconden
un frío hueco,
que mis ojos ya no miran
y sólo finjen recorrerte.
JcS

4 comentarios:

  1. La sonrisa, esa sonrisa, parece un rictus amargo que esconde un hueco insondable. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. siempre un placer leerte Julio.
    un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  3. Qué bonito Julio. Un beso grande!

    ResponderEliminar