Páginas

viernes, 29 de julio de 2011

Imperativos de urgencia

Déjame que muerda tus horas arrancando tres cuartos de cada una,
que los segundos exploten en mi boca con ese sabor “azulintenso” de los finales.

Dame una sola oportunidad de acercarme a ti,
que con múltiples operaciones la transformaré en toda una eternidad inconcebible,
cálculos donde la cifras se escapan de la pantalla de la calculadora en circense cortejo.

Dame los desvelos de tus tres últimos días, que yo, en un lienzo de brisa,
los transforme en semanas de sonrisas, una restauración precisa y caótica.

Muéstrame tu ventana solitaria, que la inundaré de soles,
astronómica recreación de universos profundos  y extinguidos.

Dame sólo dos palabras para que yo desvele tus secretos jeroglíficos
con traducciones y traslaciones elípticas de conceptos.

No me des otra cosa que no sea el mapa cierto del laberinto en el que habitas.
JcS

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada